El proyecto

El proyecto LIFE Ebro Resilience P1 (LIFE20 ENV/ES/00327) ha sido aprobado por la Comisión Europea en la convocatoria LIFE 2020. El beneficiario coordinador es Tragsatec y los beneficiarios asociados son: Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Instituto Aragonés del Agua (IAA), Gestión Ambiental de Navarra, S.A. (GAN), bajo la dirección técnica del Departamento de Medio Ambiente de Gobierno de Navarra , Consejería de Sostenibilidad y Transición Ecológica del Gobierno de la Rioja y Tragsa. Este proyecto cuenta con la contribución del Programa LIFE de la Unión Europea y del MITECO.

El proyecto abarca una zona de 324 km de longitud, en la que se encuentran 54 municipios de tres comunidades autónomas (La Rioja, Navarra y Aragón). Cuenta con una duración de 6 años, las fechas previstas de actuación son desde el 1 de septiembre de 2021 hasta el 31 de agosto de 2027. Cuenta con un presupuesto total de 13.310.350 €.

El objetivo principal del proyecto es hacer que el tramo medio del río Ebro sea más resiliente a las inundaciones, reduciendo los daños causados por éstas, mejorando el estado ecológico y la biodiversidad local.

El tramo del río Ebro que discurre entre Alfaro y Castejón (Navarra y La Rioja) van a tener lugar las actuaciones en NWRM, correspondientes a la parte demostrativa del proyecto. Trabajos de eliminación de diques, construcción de la nueva defensa retranqueada, restauración de los meandros y recuperación de brazos perdidos “curage”. Las obras serán realizadas por TRAGSA bajo la dirección y control de la CHE. La restauración de La Roza será realiza por Tragsa bajo la dirección y control del GLR, la de El Señorío será realizada en su totalidad por GAN.

La parte piloto del proyecto va a tener lugar en el tramo del río Ebro perteneciente a Aragón. Se propone implementar zonas de amortiguación para flujos laterales (ZAFL), que consisten en compartimentar y pre- inundar las zonas agrícolas creando colchones de agua que minimicen los daños en tierras e infraestructuras. Las ZAFL estarán acondicionadas para permitir el paso de las aguas desbordadas de forma continua sobre las zonas inundadas. De esta forma el agua fluirá paralela al cauce y contribuirá al drenaje de la crecida. En este caso las obras serán realizadas por Tragsa bajo la dirección de la CHE. La adaptación de sistema de riego será dirigida por el GA y ejecutado por Tragsa y la restauración ambiental la realizará en su totalidad por el GA. En todas las áreas de estudio tendrán lugar actividades de participación pública y se implicará a la población local en la toma de decisiones.